Gente en todos los lados…

En todos los lados hay gente buena, gente mala y gente a quien no le importa.

Richard Kemp

Advertisements

El Viento Libre

The following is a tarea (piece of homework) I did for Spanish class while staying at San Pedro La Laguna, Guatemala. Inspired by Jack Black’s perfomance as Nacho Libre, this piece uses the past subjunctive and conditional as its grammar focal point.

 

Había una vez, hace muchos años atrás, cuando los luchadores caminaban por todo el mundo. Andaban por todos los países haciendo luchas en las arenas, no por dinero ni por la fama pero por orgullo y su amor para luchar.

Un luchador en particular, el Viento Libre, había luchado en muchos partidos pero sin ganar.

“¿Por qué no puedo ganar solamente un partido? ¡Siempre pierdo! ¡Quiero conocer la gloria!”

El Viento Libre fue a su casa para acostarse después de otra perdida y, cuando se acostó, casi inmediatamente empezó a soñar. Soñaba en muchas cosas pero, cuando se despertó, se recordaba solo de un sueño.

– ¡Pues claro! – exclamó el Viento Libre – Si hubiera luchado así en el principio nadie me habría podido ganar.

Repentinamente, él salió de su cama, corrió a la arena más cerca de su casa y se inscribió en el próximo partido. Después de solo tres minutos, él ganó su primer partido.

– ¿Cómo es posible? – preguntó un miembro de la audiencia – Siempre pierde el Viento Libre. ¿Qué pasó con él?

Otro miembro de la audiencia dijo lo mismo. – ¿Qué? Si no hubiese traído mis lentes hoy habría pensado que ese fuera otro hombre. El Viento Libre no es fuerte, ni rápido tampoco. ¿Qué pasó?

Nadie sabía. Y el Viento Libre no lo iba a decir.

De repente, unos segundos después de la confusión, la gente empezó a gritar el nombre del Viento Libre – ¡Viento Libre! Viento Libre! ¡Ya no es pésimo. Es el máximo!

En su cama adormecido, esperando la noche y todavía llevando su traje de lucha de colores brillantes, el Viento Libre pensaba.

“Si yo no fuera tan fuerte habría llorado esta noche. Buenas noches, mundo…y gracias.”